RSS

Apophis, la amenaza cosmica

02 May

El asteriode gigante 2004 MN4 “Apophis” continúa aproximándose a nuestro planeta. Según cálculos científicos, su colisión con la Tierra puede ocurrir en 2036, y las consecuencias pueden ser catastróficas. Como ya os habíamos informado, se supone que el Apophis puede causar más daños que el famoso meteorito de Tunguska, citando las declaraciones del subdirector de la agencia espacial rusa Roskosmos, Vitali Davídov. Pero analicemos un poco mas la situación a la que nos enfrentamos.

Si el Apophis chocará o no en la Tierra, lo vamos a saber con exactitud en 2029, cuando el asteroide que gira alrededor del Sol, pasará a unos treinta mil kilómetros de nuestro planeta. Lo peor nos espera es que dejen de funcionar provisionalmetne los televisores, porque esa distancia coincide con la altitud de la orbita geoestacionaria de los satélites de televisión.

Otra cosa que el campo gravitatorio de la Tierra puede modificar la trayectoria del Apophis y su nueva aparición en las proximidades de la Tierra siete años más tarde puede terminar en un desastre, advierte el experto en amenazas espaciales Serguei Naroénkov, del Instituto de Astronomía de la Academia de ciencias de Rusia:

–Se supone que el asteroide Apophis tiene un diámetro de doscientos treinta a trescientos metros. Su caída en la Tierra causaría un desastre de envergadura regional. Si impacta en la tierra firme, lo arrasará todo en un radio de cien kilómetros y provocará un terremoto de hasta siete grados Richter. Y si cae en el mar, ocasionará un tsunami.

En un principio, el asteroide 2004 MN4 presentaba una magnitud absoluta H=19.5, lo que significaba que su diámetro rondaría el medio kilómetro, no obstante las observaciones posteriores lo han precisado en 320 metros. Cada 323 días se aproxima a la órbita de la Tierra, si ello sucede en fechas próximas a mediados de abril, el astro coincide con la Tierra y hay riesgo de choque.
En esas circunstancias, el asteroide se acerca a una velocidad relativa a la Tierra de casi seis kilómetros por segundo. De chocar con nuestro planeta, se aceleraría por efecto de la gravitación hasta 12,4 kilómetros por segundo. Dado su tamaño, las consecuencias serían, sin duda, graves.Al ser su diámetro superior a 100 metros, los modelos físicos indican que no se descompondría en la atmósfera, alcanzando el suelo a una velocidad sólo ligeramente inferior a la inicial de entrada en la atmósfera.
Durante la colisión, dada su masa de 45 millones de toneladas, transformaría 2* 10E 18 joules ( dos trillones de joules) de energía cinética a principalmente térmica, originando un cráter de cerca de tres kilómetros de diámetro y varios cientos de profundidad. La onda térmica arrasaría un área próxima a 10.000 kilómetros cuadrados y depositaría materiales en la estratosfera que reducirían cerca de un 10 por ciento la radiación solar, causando efectos semejantes a la erupción del Tambora, en 1815. Los efectos serían equivalentes a la explosión de una bomba de 1000 megatones.

Los expertos ya están pensando en las formas para evitar la colisión con Apophis. Las opciones son varias, como pintar de blanco parte del asteriode. La pintura blanca refleja los rayos solares, por lo que el sol calentaría un lado del Apophis más que el otro, haciéndolo cambiar de trayectoria.
Otra opción es hacer volar el asteroride. Pero sus fragmentos pueden atravesar, como metralla, la atmósfera de la Tierra causando aún más daños. Lo más realista es desviar el Apophis mediante un aparato espacial, explica Serguei Naroénkov:
–Se trata de un aparato que se acerque al asteroide causando pequeñas perturbaciones capaces de modificar la órbita del Apophis. Controlándo el vuelo de la nave podríamos desviar suavemente el asteroide evitando las trayectorias eventualmente peligrosas. En otras palabras, podríamos  acelerar o retrasar un poco la trayectoria del peligroso cuerpo celeste, y de esta forma desaparecerá el riesgo de colisión.

La realización de este proyecto requiere tiempo, por lo que debe ponerse en marcha los antes posible. En 2029, cuando tengamos información más exacta de la posible fecha de colisión entre el Apophis y la Tierra, ya sería tarde enviar un “remolcador” espacial, advierte el científico.

A mismo tiempo hay científicos que no comparten este punto de vista respecto al Apophis. El miembro correspondiente de la Academia Nacional de Cosmonáutica Tsiolkovski,Yuri Karash, opina que hay peligros mucho más graves que amenazan a la humanidad desde el espacio:

Yuri Karash

–Hay una estrela binaria que se encuentra a miles de años luz de la Tierra. Gira alrededor de un centro de masa común y en cualquier momento puede emanar en dirección a nuestro planeta un poderoso haz de rayos X. Si nos alcanza, quedaríamos expuestos a una exposición letal  de radiografía permanente durante varios años. ¿Cómo les parece esta perspectiva? Se trata de un peligro real que además sería dificil repeler. La estrella está a una distancia de miles de años luz y en este caso no podemos obrar con anticipación.

Hay un tercer punto de vista. Consiste en que los científicos inventan todas estas historias de horror para asustar a la humanidad y de esta manera obtener nuevas inversiones para la industria espacial. En cualquier caso, la probabilidad estimada de colisión entre el Apophis y la Tierra es de uno entre doscientos cincuenta mil. O sea, bastante baja.

Y vosotros, ¿que opináis al respecto?.

 
1 comentario

Publicado por en 02/05/2012 en Articulo de opinión, Astronomia

 

Etiquetas: , , , ,

Una respuesta a “Apophis, la amenaza cosmica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: