RSS

La humanidad vuelve a poner sus miras en la Luna

26 Feb

La Luna es de nuevo el centro de la exploración espacial. Los estudios de las áreas próximas a los polos de la Luna han detectado cráteres posiblemente llenos de hielo, lo que da esperanzas de que exista agua en el satélite terrestre. Así nace la intención de emprender un intento de instalar bases de investigación en los polos lunares. Lo malo es que según los expertos este proyecto sería muy costoso.

Retorno a la Luna

Después de la carrera lunar, que se desarrolló en la década de los sesenta y principios de los setenta, hubo un largo parón en la exploración del satélite terrestre. Actualmente los expertos ven la Luna como un importante objeto de investigación para los próximos diez o quince años.

Varios países, incluidos EEUU y China, planean realizar vuelos tripulados hacia el satélite lunar e instalar bases lunares en proyecto. Hace poco, el director de la agencia espacial Roskosmos, Vladímir Popovkin, declaró que Rusia podría enviar una misión tripulada a la Luna en 2020.

El programa lunar será costoso. “Sería necesario invertir unos 50.000 millones de rublos [más de mil millones de euros] anualmente para desarrollar el equipo necesario y preparar a los cosmonautas para el vuelo a la Luna dentro de 10 años”, señaló Alexandr Zhelezniakov, experto de la Academia Espacial rusa, al recordar que el presupuesto anual de Roskosmos es de unos 120.000 millones de rublos. De este modo, la realización del programa lunar necesitará inversiones públicas adicionales.

Anteriormente los expertos habían calculado que en caso de que se apruebe el programa de exploración lunar los gastos de Roskosmos aumentarían seis o más veces en comparación con el presupuesto planeado para 2014, de 200.000 millones de rublos.

Haz click en la imagen para ampliar

EEUU fue el único en pisar la Luna

A finales de los cincuenta y principios de los sesenta dos superpotencias mundiales, la antigua Unión Soviética y EEUU, protagonizaron un reñido duelo por el liderazgo espacial. La URSS lanzó con éxito el primer misil balístico intercontinental (1957), el primer satélite artificial en órbita terrestre (1957), y al primer hombre al espacio (1961).

Pero EEUU también avanzó con su programa espacial. El 25 de mayo de 1961, el presidente de EEUU, John F. Kennedy, prometió a sus conciudadanos que los astronautas estadounidenses llegarían a la Luna antes de que finalizase el decenio.

EEUU se adelanto...Apollo 11 esta en la Luna

Así se inició el programa Apolo, cuyo desarrollo y final obligan a los que creen las teorías del complot a suscitar una polémica al respecto. ¿Colocó el astronauta estadounidense Neil Armstrong la bandera de EEUU en el suelo lunar o el “pequeño paso para un hombre” se filmó en los estudios de Hollywood?

Es fácil explicar esa reacción psicológica. La oficina del célebre ingeniero soviético Serguei Koroliov consiguió un éxito extraordinario al lanzar al espacio al primer hombre. Por su lado, el equipo de científicos estadounidenses encabezado por Wernher von Braun y apoyado por las corporaciones espaciales de EEUU avanzó a pasos gigantes también.

Parece ciencia ficción: el 12 de abril de 1961, Yuri Gagarin se convirtió en el primer hombre que viajó al espacio. En diciembre de 1968, los astronautas estadounidenses, Frank Borman Jim Lovell y Bill Anders realizaron el primer vuelo tripulado alrededor de la Luna en el Apolo 8. En julio de 1969, el módulo de descenso del Apollo 11 alunizó en el Mar de la Tranquilidad y los astronautas estadounidenses Neil Armstrong y Buzz Aldrin descendieron por la escalerilla sobre el suelo lunar.

El éxito acompañaba al programa Apolo: no sufrió accidentes a excepción del Apolo 13, cuya tripulación logró amerizar en el Oceano Pacífico.

Apollo 17, la ultima mision sobre la Luna

En diciembre de 1972 el programa lunar de EEUU concluyó con el alunizaje exitoso del Apolo 17. Dos años antes la agencia espacial estadounidense, NASA, canceló tres misiones tripuladas hacia la Luna que debían seguir el Apollo 17.

“Los astronautas estadounidenses cumplieron su misión al pisar la Luna. No había investigaciones adicionales”, señaló Vladislav Shevchenko, jefe del departamento de Investigación de la Luna y planetas del Centro de Investigaciones Astronómicas de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú.

La NASA ya aprovechó los vuelos a la Luna, que se convirtieron en proyectos costosos y peligrosos según demostró la misión Apolo 13. EEUU intentaba restablecerse después de los traumas recibidos a finales de los sesenta. El Gobierno estadounidense se “estaba lamiendo las heridas” tras su primera gran derrota en la guerra de Vietnam, que tuvo repercusiones en todo el país.

Que poco nos falto para que esto fuera real

La Unión Soviética no ha logrado alcanzar la Luna. El desarrollo del cohete pesado N-1, una obra monstruosa de la ingeniería soviética con el que se preveía lanzar la misión tripulada a la órbita lunar, fracasó.

La maratón de vuelos tripulados se dio por concluida. La humanidad se ocupó de asuntos rutinarios, luchando contra el libre pensamiento, el terrorismo y la crisis energética. Los científicos e ingenieros empezaron a mostrar menos interés hacia el satélite terrestre seco y cubierto de polvo.

Agua en el vacío

En la segunda mitad de los 2000 se realizó un descubrimiento sensacional. Las sondas estadounidenses LRO (orbitador de reconocimiento lunar de la NASA) y LCROSS (cuya misión fue observar los cráteres lunares) descubrieron las hipotéticas reservas hídricas en la Luna.

Esto era inesperado, porque anteriormente las estaciones soviéticas Luna 16, Luna 20 y Luna 24, así como las misiones tripuladas estadounidenses, llevaron a la Tierra muestras del suelo lunar que contenían solo huellas de agua.

Sondas LRO y LCROSS

En 1994, la sonda Clementine de la NASA encontró cráteres llenos de hielo en el polo sur de la Luna. Pero solo en 2009 la misión de LRO y LCROSS confirmó este descubrimiento. Es evidente que no hay capas de hielo en la Luna, como por ejemplo en la Antártida terrestre, pero resulta que el suelo lunar contiene muchos cristales de hielo, un 5,6%, cuyo margen de error es de un 2,9%.

Mientras tanto, la sonda india Chandrayaan-1 decubrió que los cráteres ubicados en el polo norte de la Luna también contenían grandes bloques de hielo. Se estima que el hielo depositado en cráteres en el polo norte podría sumar como mínimo 600 millones de toneladas de agua.

Actualmente Rusia está desarrollando los programas Luna-Glob y Luna-Resurs. La sonda Luna-Glob está destinada a investigar la superficie de las áreas polares de la Luna para permitir a otros aparatos alunizar en dichas zonas con gran precisión, mientras que el aparato Luna-Resurs debe transportar a la zona polar de la Luna una base robotizada diseñada en la India.

Depositos de hielo lunares detectados por la Chandrayaan-1

Una situación distinta

Tras el descubrimiento de agua en la Luna los expertos pudieron cambiar los programas de la exploración del satélite terrestre.

Todos los proyectos anteriores de bases lunares, sin las que sería imposible llevar a cabo las investigaciones sistemáticas, se enfrentaron al mismo problema. Para mantener estas bases era necesario transportar desde la Tierra un gran volumen de materiales, incluido el agua.

Ahora resulta que en caso de instalar una base dentro del suelo (para protegerla de este modo de la radiación cósmica) en las áreas cubiertas de hielo, se puede facilitar su mantenimiento.

Al utilizar un sistema de circuito cerrado de tratamiento de agua se puede cubrir la demanda de agua necesaria para una base lunar. Además, desde la década de los setenta los expertos han empezado a desarrollar proyectos de extracción de oxígeno del suelo lunar, que contiene hasta un 40% de éste atrapado.

El desarrollo tecnológico también contribuye a la colonización de la Luna. Muchas tareas que hace 40 o 50 años se cumplían manualmente o con equipos poco eficaces pueden realizarse hoy en día con sistemas robotizados de mando a distancia. “Las bases lunares creadas por los extraterrestres son un mito. Las bases lunares creadas por los habitantes de la Tierra serán realidad en un futuro cercano”, dijo Alexandr Zhelezniakov.

Combustible para los hornos del futuro

El interés por la Luna volvió a manifestarse a mediados de los 2000, y estuvo vinculado con un elemento aún más fantástico. El suelo lunar contiene enormes reservas de helio-3, un isótopo raro en la Tierra que puede utilizarse como combustible en reactores termonucleares.

Reaccion entre el Helio-3 y el Deuterio

La reacción de fusión nuclear entre deuterio y helio-3 es considerada más eficaz que la reacción entre deuterio y tritio que se utiliza en armas nucleares. Pero helio-3 es más bien apropiado para el uso civil.

Durante varias décadas, los científicos han estado desarrollando un reactor termonuclear eficaz, para lo que es necesario conseguir una reacción sostenible y controlada de la fusión nuclear. La fisión controlada de helio-3 es excelente, por lo que el isótopo se utiliza con éxito en plantas nucleares. Pero la fusión nuclear todavía deja mucho que desear.

En caso de que los expertos logren realizar un gran descubrimiento en el ámbito de fusión nuclear, el atractivo de la Luna puede incrementarse considerablemente. Así empezará un nueva carrera, como en la época de la llamada ‘fiebre del oro’.

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: