RSS

El aumento de la actividad solar todavía está por venir

01 Sep

A principios de agosto se produjo la erupción solar más potente del último lustro. Sin embargo, el apogeo de la actividad solar, según los científicos, se registrará en 2013. El físico Serguei Bogachov del Instituto Lébedev de Física (Academia de Ciencias de Rusia), explica las particularidades del ciclo solar..

Serguei Bogachov

– En el Sol hubo recientemente una explosión, la más significativa en los últimos 5 años. Cuéntenos, qué es lo que son estas explosiones. Por lo que recuerdo de las clases de astronomía en el colegio, es una especie de explosión nuclear.

Es efectivamente una explosión, pero no es nuclear. Visto desde la Tierra, el Sol parece una estrella bastante apacible, un sosegado globo amarillo. Pero en realidad es un sitio muy intranquilo y una de las muestras más claras de su intranquilidad son estas explosiones. Tienen una potencia colosal y aunque duran unos segundos, en la Tierra no hay nada que se les pueda comparar. Y en estos segundos se libera una cantidad de energía que la humanidad podría conseguir sólo consumiendo todas las reservas de petróleo y de carbón existentes.

– No nos vendría nada mal esta cantidad de energía.
Lo que pasa es que esa energía tiene un carácter caótico.

– ¿Y Usted, como científico, puede predecir, dónde y cuándo se producirá una explosión solar?

En un principio, el pronóstico no tiene mayor dificultad, pero de momento sólo a corto plazo. Mientras que la previsión meteorológica en la Tierra se hace para una o dos semanas, de momento, los acontecimientos que ocurren en el Sol se pueden predecir con cierta fiabilidad en los próximos 2 ó 3 días. La mayoría de las veces en el Sol comienzan a verse enormes zonas de actividad, que condicionan la existencia de ciertos procesos que suelen anteceder a las explosiones. A veces, esos procesos se detectan con 1 ó 2 días de anterioridad y a partir de esas observaciones se puede juzgar sobre la potencia de la explosión.

El aumento de la actividad solar todavía está por venir

– ¿Son de verdad tan peligrosas las tormentas magnéticas? ¿Qué influencia tienen en la salud humana y en el funcionamiento de los aparatos técnicos?

En primer lugar, las tormentas magnéticas son consecuencia de las explosiones solares, es una especie de efecto que sufre la Tierra cuando estas ocurren. Cada explosión solar no necesariamente produce una tormenta  magnética en la tierra, porque nuestro planeta en realidad es un globo muy pequeño y por esto, la mayoría de las explosiones solares, incluidas las muy potentes, pasan de largo, sin afectarla. Y no obstante, la Tierra reacciona a aquellas explosiones solares que la alcanzan y por eso se producen las tormentas magnéticas.

En este sentido, vale recordar que vivimos en un planeta con condiciones favorables para la vida, tiene una defensa muy fiable contra los efectos cósmicos. Para decirlo de alguna forma, vivimos en el fondo de un océano espacial: es decir, estamos protegidos por la atmósfera o por el campo magnético de la Tierra, a diferencia, por ejemplo, de los vecinos como Venus y Marte que ni siquiera disponen de un campo magnético. La Tierra, afortunadamente, si lo tiene. Y estos dos escudos que tenemos encima en gran medida nos protegen de las influencias solares nocivas.

Por lo tanto esas emanaciones y el plasma que se libera en las explosiones solares no nos alcanzan. Sin embargo, la Tierra al entrar en contacto con estas emanaciones y el impacto de las explosiones, reacciona, aparecen ciertos “trastornos”, auroras boreales, fallos en la comunicación por radio. Y los humanos sentimos dolores de cabeza y diferentes malestares.

– Según tengo entendido, se ha empezado a hablar de eso y de asustarse ante las tormentas magnéticas, pero en realidad han tenido lugar a lo largo de toda la historia de la humanidad.

Las explosiones, por supuesto, se han producido a lo largo de toda la historia de la humanidad. Y existen dos razones de por qué ahora se está hablando tanto de ellas. Primero, hace tan sólo 10 años apareció equipo y satélites tan precisos como para observar estos procesos literalmente en tiempo real. La segunda razón consiste en que fue creado Internet y la manera de transmitir rápidamente la información. Estos dos factores, la aparición de los datos y la posibilidad de difundirlos se manifiestan, entre otras cosas, en el interés de la población hacia las tormentas magnéticas, algunos intentan entender su naturaleza y, a lo mejor, de forma inexacta, pero en todos caso, es mucho el interés.

– En estos momentos en todos los medios de comunicación abundan llamativos titulares del tipo “La explosión solar más potente de los últimos 5 años”. ¿Cómo podría evaluar la actividad solar de los últimos años? ¿Existen algunos procesos cíclicos y predecibles o todo es caótico?

Por increíble que parezca, la humanidad observa diariamente el Sol de manera permanente desde hace 260 años y durante este tiempo se ha acumulado la experiencia suficiente para comprender los procesos que allí ocurren.

– Pero 260 años es un plazo insignificante en comparación con la edad del Sol que tiene más de 5.000 millones de años. ¿Acaso un plazo tan pequeño de estudios permite hacer conclusiones acertadas?

Sí que se puede. Lo más importante que sabemos del Sol, es que con cierta periodicidad entra en un período de actividad intensa o de intensidad baja: cada 11 años el Sol alcanza su mayor potencia, es como el pulso, como los latidos del corazón. El trastorno de este ciclo entraña peligros. En estos momentos deberíamos estar atravesando la etapa del aumento de la actividad solar y es por eso que aparecen numerosas noticias sobre explosiones solares, muchas de ellas, significativas. Hay que señalar que esta fase no es ninguna sorpresa para los científicos, era previsible.

– La pregunta es, cuándo acabará, es decir, cuándo el Sol alcanzará el máximo de su actividad. Y la segunda pregunta es, ¿será un máximo sin precedentes o, a lo mejor, será menos potente que antes?

No tenemos respuesta, pero pronosticamos que a mediados de 2013 el Sol alcanzará su máximo, tras lo cual su actividad irá en reducción, disminuyendo el número de explosiones y las personas sensibles a estos fenómenos seguramente respirarán con alivio.

 
Deja un comentario

Publicado por en 01/09/2011 en Astronomia, Entrevista

 

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: